Iniciamos este año la cuenta atrás para conseguir los ambiciosos retos marcados por la Agenda 2030, plasmados en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (con 169 metas concretas). Solo con la toma de conciencia, asunción de responsabilidades e implicación real de todos los actores -organismos multilaterales, instituciones y administraciones públicas, ciudadanos y empresas- en la aplicación práctica de las medidas necesarias para avanzar en esa hoja de ruta común será posible el éxito. La ONU hace un llamamiento a todos para implicarse en la ‘Década de la Acción’.

En esta línea, hemos definido once puntos que sirven como guía, cada uno de los cuales incluye, a su vez, diferentes ámbitos y perspectivas que afectan a nuestras compañías:

  • Tendencia 1. El despertar de la conciencia a nivel mundial: La gestión de riesgos de sostenibilidad
  • Tendencia 2. Revisar el capitalismo: Hacia un sistema de empresas con propósito que generen valor compartido
  • Tendencia 3. Emergencia climática: Fundamental aplicar un enfoque de sistema
  • Tendencia 4. Economía circular: Transformar las formas de producir y consumir
  • Tendencia 5. Innovación y tecnología: Soluciones y oportunidades vs dilemas éticos
  • Tendencia 6. Hacia un futuro del trabajo responsable
  • Tendencia 7. Compromiso con los DDHH: Debida diligencia
  • Tendencia 8. Sector clave 1: Energías limpias y renovables
  • Tendencia 9. Sector clave 2: El despegue de la inversión y las finanzas sostenibles
  • Tendencia 10. La llave: Más ambición en las agendas públicas y privadas
  • Tendencia 11. Responsabilidad Social Corporativa: De la opción a la obligación

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. En el primer tramo del programa, se han logrado avances, pero queda aún mucho camino por recorrer. Los primeros años han servido para despertar conciencias y marcar tendencias sobre las que hay que seguir trabajando.

En el Foro Económico Mundial (Foro de Davos) celebrado en enero de 2020, se presentó la última edición anual del Global Risk Map. Por primera vez en la historia, el Top 5 de los riesgos tiene que ver en su totalidad con la sostenibilidad, con el medio ambiente. En los cinco últimos años, siete de cada diez riesgos, tanto si evaluamos la probabilidad de ocurrencia como el impacto en caso de producirse, están vinculados con la sostenibilidad.

Los efectos de la crisis financiera, los bajos ritmos de crecimiento y los cambios estructurales que ha experimentado la economía han puesto bajo el foco la propia concepción y funcionamiento del sistema capitalista y la necesidad de revisar sus principios y objetivos.

Así se puso de manifiesto en la última reunión del Foro Económico Mundial (Foro de Davos), en enero de 2020, cuyo principal mensaje fue la necesidad de avanzar hacia un capitalismo donde el objetivo de las empresas vaya más allá del beneficio y genere valor para todos.

Las propias empresas y los mercados de capitales se han dado cuenta de que el sistema actual no es sostenible. “Es un alivio que dirigentes corporativos, presuntamente dotados de una comprensión profunda del funcionamiento de la economía, finalmente hayan visto la luz y se hayan puesto al día con la economía moderna, aunque les haya llevado unos 40 años“, destaca Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía.

Los tres principios del Manifiesto de Davos 2020 giran en torno a tres conceptos clave: el propósito, los grupos de interés y el valor compartido.
• El propósito de las empresas es colaborar con todos los grupos de interés relacionados con su funcionamiento. Se hace explícito que las empresas no funcionan únicamente para los accionistas, sino que abarcan a comunidades locales, sociedad en general, empleados, proveedores y clientes.
• Una empresa es más que una unidad económica que genera riqueza. Es una organización que atiende a las aspiraciones humanas del sistema social en su conjunto. Los salarios de los ejecutivos deben reflejar la responsabilidad ante las partes interesadas.
• Una empresa, especialmente multinacional o transnacional, es en sí misma, un grupo de interés al servicio de un futuro global.

En esta línea, la organización Business Roundtable que reúne a los CEO de 181 de las mayores empresas de Estados Unidos, sorprendió al mundo el pasado mes de septiembre, al publicar un documento en el que asumen un cambio de visión radical sobre el objetivo de sus empresas, rompiendo con la política que mantenían desde hace más de 20 años, que privilegiaba la maximización de los beneficios de los accionistas. Ahora, se reconoce que los accionistas ya no son el único grupo de interés.

“Los principales empleadores están invirtiendo en sus trabajadores y comunidades, porque saben que es la única forma de tener éxito a largo plazo “, expuso Jamie Dimon, presidente y CEO de JPMorgan Chase & Co. y presidente de Business Roundtable.

Uno de los factores que explican este cambio es la presión de los inversores, preocupados por el valor en el largo plazo. En sus últimas cartas anuales a CEOs de empresas y a inversores, Larry Fink, presidente del fondo de inversión BlackRock -el más grande del mundo, que maneja activos por más de 7.000 millones de dólares-, defiende que, para prosperar a lo largo del tiempo, las compañías deberán no solo generar rentabilidad financiera, sino también demostrar cómo contribuyen de forma positiva a la sociedad. “Las empresas deben beneficiar a todas las partes interesadas, lo que incluye a los accionistas, a los empleados, a los clientes y a las comunidades en las que opera”, subraya.

“Sin un sentido de propósito, ninguna compañía, ya sea pública o privada, puede alcanzar su máximo potencial en el mundo actual”, asegura Fink.

También Ray Dalio, gestor del hedge fund más grande del mundo, lleva años diciendo que el capitalismo no funciona y no responde a su promesa de generar valor para todos.

Por su parte, el diario británico Financial Times, de gran influencia en el mundo económico y financiero global, y defensor a ultranza de la libertad de mercado, comenzó una campaña editorial, The New Agenda, centrada en las contradicciones del sistema capitalista y cómo estas inconsistencias están dañando a la democracia.

“El modelo capitalista liberal ha brindado paz, prosperidad y progreso tecnológico durante los últimos 50 años, reduciendo drásticamente la pobreza y elevando el nivel de vida en todo el mundo. Pero, en la década posterior a la crisis financiera mundial, el modelo se ha visto sometido a presiones, particularmente el enfoque en maximizar las ganancias y el valor para los accionistas. Estos principios del buen negocio son necesarios, pero no suficientes. Es hora de reiniciar el sistema”, escribió Martin Wolf, editor en jefe del diario.

El miércoles 26 de febrero de 2020, el Club de Empresas Responsables y Sostenibles de la Comunidad Valenciana (CE/R+S) organizó la jornada ‘Tendencias en RSC y sostenibilidad: Arranca la década de la Acción’, celebrada en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Valencia (C/Colón, 27, 6ª planta). La presentación, previa a la Asamblea General anual ordinaria de socios de la entidad, corrió a cargo del presidente del CE/R+S, Fernando Ibáñez, y la directora, Olivia Fontanillo.