Casa Caridad, casa eficiente

avaesen

Proyecto de impacto social del CE/R+S y Avaesen: ‘Casa Caridad, casa eficiente’

Grupo de trabajo para combatir la pobreza energética a través de la implantación de medidas de mejora de la eficiencia

Reducción de costes energéticos = más recursos disponibles = más personas necesitadas atendidas

Resumen del proyecto y situación actual

El Club de Empresas Responsables y Sostenibles de la Comunidad Valenciana (CE/R+S), con la colaboración de la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (AVAESEN), ha diseñado y el proyecto ‘Casa Caridad, casa eficiente’, que tiene como objetivo la implantación de medidas de mejora de la eficiencia energética y la integración de tecnologías limpias en la sede de la ONG, edificio centenario ubicado en el Paseo de la Petxina de Valencia. Se incluye, también, la impartición de sesiones de formación y asesoramiento, dirigidas tanto a empleados de la organización asistencial como a las personas a las que da respaldo, orientadas a la racionalización y reducción de consumos en el funcionamiento diario de Casa Caridad y en sus respectivos hogares.

Las medidas de intervención en el histórico edificio sede de la organización asistencial sin ánimo de lucro, definidas a partir de una auditoría energética financiada por el CE/R+S, se han estructurado en tres fases, con diferente volumen de inversión y periodo de amortización. Si se consigue implementar la totalidad de las acciones de eficiencia energética y energías renovables planteadas, se lograría un ahorro potencial en la factura anual de energía –electricidad y gas- y agua de Casa Caridad ONG del 30,2%, con un periodo de amortización de unos cuatro años, lo que supondrá incrementar los recursos para los proyectos de atención a personas necesitadas de la entidad. La reducción de consumos supondrá, también, un recorte potencial en las emisiones de CO2 del 52% –unas 76 toneladas de CO2 producidas al año-, minimizando el impacto ambiental de las instalaciones.

En 2019, se ha ejecutado la primera fase del proyecto ‘Casa Caridad, casa eficiente’, que incluye la auditoría energética -coordinada por Generval y en la que han participado de forma directa Hidraqua, Barrio La Pinada, Triangle Real Estate Management y Ética-; la optimización de la potencia de los tres suministros –agua, gas y electricidad-; la reparación y puesta en marcha de la instalación solar térmica ubicada en la azotea del edificio –que está formada por 8 placas y cuyo rendimiento se ha incrementado de forma considerable-, y la instalación de atomizadores en los grifos del centro -cubierta por Hidraqua-.

Con ellas, se ha conseguido un ahorro anual potencial en energía estimado en unos 7.400 euros al año, en torno al 9,6% del total, al tiempo que el descenso en emisiones de CO2 a la atmósfera se calcula en 9,32 toneladas al año.

El coste de estas intervenciones ha sido cubierto por el Club de Empresas Responsables y Sostenibles, en el marco de su plan anual de acciones sociales.

Una vez culminada esta primera fase, de cara a 2020 se definirá una estrategia de captación de fondos y ejecución de las dos siguientes fases, que se abrirán a la participación de otras empresas e instituciones.

Se elaborará una memoria del proyecto y una guía, que recogerá las medidas implantadas, las experiencias y las lecciones extraídas. La meta es que la centenaria construcción sea reconocida como edificio energéticamente sostenible y sea referente para otros inmuebles históricos y para otras ONGs.

¿Qué es Casa Caridad ONG?

Casa Caridad Valencia, fundada en 1906, es una de las instituciones de asistencia a personas desfavorecidas más consolidadas y con mayor impacto social real de la Comunidad Valenciana. Está centrada en la atención a personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, con unas instalaciones abiertas las 24 horas del día. Ofrece un conjunto de servicios integrales, como los comedores sociales, donde se reparten anualmente más de 300.000 raciones de alimentos; albergues con más de 130 plazas para personas y familias sin hogar, o escuelas infantiles para familias sin recursos, con 150 niños escolarizados, entre otros. Servicios que conllevan un alto gasto en recursos.

Su proyecto se ha extendido más allá de la ciudad de Valencia. En la actualidad tiene tres centros propios, dos en Valencia –en el Paseo de la Pechina y el Multicentro Social de Benicalap- y uno en Torrent, la Escuela Infantil Santa Lucía, y gestiona otros servicios de propiedad municipal –como el comedor social de la calle Santa Cruz de Tenerife de Valencia-.

La organización se define como “totalmente privada, independiente y plural”. Casi el 75% del presupuesto está cubierto con cuotas de los socios y donaciones –de particulares y empresas-.

Diagnóstico

La sede de Casa Caridad, ubicada en el Paseo de la Pechina número 9 de Valencia, es un edificio centenario en el que la entidad ofrece, entre otros, servicios de comedor social y albergue de primera acogida, con 70 plazas. La creciente demanda de atención, que se disparó durante los años de la crisis, y la necesidad urgente de aumentar los recursos para acciones de atención directa –en los diferentes ámbitos- han impedido abordar inversiones en las instalaciones, que redundarían en una mejora de la eficiencia energética y un ahorro de costes, lo que permitiría contar con más recursos, para atender a un mayor número de personas. El edificio presentaba unos consumos elevados –tanto de electricidad, como de agua y gas, que suman unos 77.500 anuales- y, como consecuencia, también lo es el impacto económico y ambiental –emisión de unas 160 toneladas de CO2 al año-.

La acción planteada pasa por implementar medidas de mejora y eficiencia energética, que contribuyan a reducir la factura anual y las emisiones de C02 a la atmósfera. El consumo en 2017 ascendió a 83.000 euros (electricidad + agua + gas) y se emitieron 160 toneladas de CO2.

La auditoría energética, primer paso del proyecto, plantea que las medidas de ahorro energético podrían traducirse en:

  • Reducción de hasta el 30% en el consumo eléctrico.
  • Ahorro de hasta el 60% en la factura de gas.
  • Un 15% menos de gasto en agua.

Acciones a desarrollar

  • Auditoría energética de las instalaciones y monitorización de los consumos.
  • Definición de medidas de ahorro energético que puedan implantarse –análisis de costes, viabilidad y posible impacto-.
    Implementación de las medidas que puedan ser asumidas, en función de los recursos económicos, técnicos y humanos disponibles que se consigan reunir para el proyecto.
  • Asesoramiento y mentoring de socios de ambas organizaciones orientado a los responsables de gestión y mantenimiento de Casa Caridad.
  • Acciones de sensibilización, concienciación y formación –jornadas, talleres, sesiones de consulta,…- orientadas a usuarios de Casa Caridad en materia de eficiencia y ahorro energético, con un enfoque práctico, trasladable a su día a día, de manera que se reduzca el riesgo de pobreza energética de familias en situación desfavorecida.
  • Elaboración de materiales –carteles, guías,…- que recojan esas buenas prácticas y hábitos en materia de consumo y eficiencia energética, que se podrán consultar y se repartirán entre aquellos usuarios de los centros de Casa Caridad que lo requieran.
  • Se elaborará una memoria del proyecto y una guía, que recogerá las medidas implantadas, las experiencias y las lecciones extraídas.
  • Una vez culminada la primera fase, en diciembre de 2019, de cara a 2020 se definirá una estrategia de captación de fondos y ejecución de las dos siguientes fases, que se abrirán a la participación de otras empresas e instituciones.

Cómo participar

  • Con implicación de expertos en las materias contempladas.
  • Como mentores y asesores.
  • Aportando recursos económicos para implementar las medidas de eficiencia energética que se identifiquen en las primeras fases del proyecto.
  • Como voluntarios: en las jornadas, talleres, charlas y otras actividades orientadas a conocer en mayor profundidad qué es Casa Caridad y su labor. *(Se deja abierta la posibilidad de organizar jornadas o programas de voluntariado corporativo).
  • Proponiendo otro tipo de acciones que contribuyan a avanzar en el objetivo principal del proyecto.

Indicadores y comité de seguimiento

Se ha creado una comisión de seguimiento y control del proyecto, su evolución y su impacto real, que se reune periódicamente para analizar su desarrollo y resultados.
Para medir su impacto real, se han definido una serie de indicadores, entre ellos:

  • Consumo energético real: punto de partida y evolución.
  • Aumento del volumen de recursos disponibles para los programas de la asociación.
  • Número de personas atendidas gracias a ese incremento de recursos.