“La comunicación es un factor estratégico dentro de la empresa y hay que gestionarlo como tal. Debe tener una dimensión holística y ética”, subrayó Pilar Caro, directora de Fundación Conexus, en su ponencia ‘Comunicación responsable: Creación de valor y gestión de riesgos reputacionales’, impartida durante el Encuentro Empresarial previo a la celebración de la Asamblea General de socios del Club de Empresas Responsables y Sostenibles (CE/R+S).

“La transparencia es ya una regla básica dentro y fuera de la empresa. Todo lo que no sea transparente, no será sostenible con el tiempo. Precisamente por eso es imprescindible hacer una revisión de las palabras que utilizamos y buscar que sean las correctas siempre que hacemos un acto de comunicación público, para evitar así las distorsiones informativas”, advirtió Caro.

La experta comunicadora destacó la importancia de “empezar a co-crear y colaborar con los nuevos grupos de interés que las redes sociales han incorporado al ecosistema de la empresa y aprovechar las oportunidades que nos brindan. Tenemos que adoptar una posición de escucha y de retroalimentación”.

El empleado, el primer prescriptor

En cuanto a la comunicación, es importante que no olvidemos que tiene dos vertientes, la externa y la interna, y que ésta última no debe ser obviada por la organización. “Nunca debemos olvidar que todo empleado es el primer prescriptor de la compañía y que la comunicación es la mejor herramienta para la cohesión de los equipos y la vinculación con la empresa. La falta de comunicación interna perjudica a la compañía”.

A lo que añadió, “todas las personas de una organización comunicamos, sea cual sea nuestra posición, y esa comunicación debe estar alineada con la cultura y los valores de la compañía”.

Como conclusión, Pilar Caro señaló que “la comunicación es una herramienta de gestión transversal. Si sabemos usarla en positivo, ayudará a estructurar una compañía más sólida internamente y más flexible, preparada para los cambios que van surgiendo, lo que resulta vital para cualquier organización”.

Autor: Fundación Conexus