• El CE/R+S destaca la importancia que tiene para las empresas la elaboración de informes de sostenibilidad para comunicar de manera transparente sus compromisos en la materia a clientes, inversores y Administración, entre otros, y dar respuesta a la creciente presión del regulador y los mercados
  • Valora Ética analiza el impacto de los riesgos extrafinancieros en los negocios, como la subida de los costes de la energía o las materias primas
  • Empresas valencianas como Hinojosa, IVI o Velarte comparten sus diferentes enfoques a la hora de comunicar sus compromisos en sostenibilidad

Cerca de 400 empresas de la Comunidad Valenciana con 250 o más trabajadores estarán obligadas a presentar un Informe de Sostenibilidad, también conocido como Estado de Información No Financiera (EINF), del ejercicio 2021. Ese ha sido el principal motivo para la celebración del encuentro ‘Informes de Sostenibilidad 2021: mucho más que una obligación legal’, organizado por el Club de Empresas Responsables y Sostenibles de la Comunidad Valenciana (CE/R+S) el pasado jueves en el Aula de Formación Profesor Manuel Broseta Pont de Valencia, con el fin de preparar y formar a las empresas ante esta nueva exigencia legal.

A grandes rasgos, hasta ahora solamente estaban obligadas a elaborar esta memoria las empresas con 500 o más trabajadores en plantilla, que en el caso de la Comunidad suponía aproximadamente unas 125 empresas, pero en la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, sobre información no financiera y diversidad figura que, tres años después de su entrada en vigor, este requisito debe cumplirse también por las empresas con más de 250 empleados. Además del requisito del número de trabajadores, estas empresas deben cumplir con el requisito de haber logrado unas ventas iguales o superiores a 40 millones de euros, o contar con un activo igual o superior a los 20 millones de euros. “Sobre la elaboración de informes de sostenibilidad, estamos ya en ‘tiempo de descuento’. Todavía hay muchas empresas que desconocen la nueva normativa legal y cómo les afecta, bien directamente por el número de empleados y su facturación o cifra de activo, o bien porque sus clientes que sí cumplan estos requisitos van a empezar a pedirles información al respecto”, ha afirmado Isabel Castillo, directora del CE/R+S.

En su bienvenida a los asistentes a la jornada, el presidente del CE/R+S, Fernando Ibáñez, ha asegurado que “la sostenibilidad y la exigencia de reporting ya no solo afecta a las empresas grandes, sino que ahora este requisito llega también a las pymes en la Comunidad Valenciana. Ibáñez, además, ha afirmado que “un gran número de estas empresas todavía no están preparadas para ello, por lo que recomendamos acciones como la formación o contar en estas empresas con una figura cada vez más frecuente, la de un responsable de sostenibilidad”.

Carlos Soucase, Secretario de la Junta Directiva de CE/R+S y Director del Área de Governance, Risk & Compliance de Broseta, fue el encargado de abrir la jornada explicando el marco normativo de los informes de sostenibilidad, a cuántas empresas afecta y los principales requisitos que deben reunir estos documentos. “La Ley 11/2018 transpone al ordenamiento jurídico español la Directiva Europea 2014/95/UE estando ya en preparación una nueva Directiva que sustituirá la terminología de Informes No Financieros por Informes de Sostenibilidad, que será mucho más exigente en cuanto a los contenidos a reportar y la necesaria verificación por un tercero independiente. Gracias a la Ley 11/2018, que ya incorporó muchos de los requisitos que ahora se prevé que incorpore la nueva Directiva Europea, España -y por tanto la Comunidad Valenciana- están siendo pioneras en la elaboración y verificación de informes y memorias de sostenibilidad frente a otros países europeos. Soucase ha recordado, también, que la Unión Europea está valorando la implicación de las empresas en aspectos como la digitalización o la sostenibilidad para la concesión de fondos y ayudas.

Importancia estratégica de la sostenibilidad

Fernando Liz, director de operaciones de Valora Ética, ha destacado en la segunda ponencia de la jornada que lo que distingue un buen informe de sostenibilidad es el análisis de los ‘Riesgos ASG’: ambientales, sociales y de gobernanza o de buen gobierno. “Debe dar respuesta a las cuestiones tan fundamentales como medio ambiente, personas, Derechos Humanos, sociedad o la prevención de la corrupción y el soborno, entre otros”, ha asegurado el miembro de la consultora.

Citando como ejemplo las industrias de la Comunitat Valenciana que dependen de la energía -como la del vidrio o la cerámica-, Liz ha recordado que estas se han visto afectadas por el aumento de los precios de la electricidad o el gas. “Son riesgos que hay que tener en consideración y conviene analizarlos para ver cómo impactan nuestro negocio. Los informes de sostenibilidad deben dar respuesta a estos impactos significativos y, por otra parte, debe ser una buena ‘tarjeta de visita’ de nuestro negocio para accionistas e inversores, para clientes y proveedores, para nuestro personal y para la sociedad en general”, ha añadido.

 

Empresas valencianas comparten sus buenas prácticas

El encuentro ‘Informes de Sostenibilidad 2021: mucho más que una obligación legal’ finalizó con varias empresas asociadas al CE/R+S compartiendo sus prácticas en la elaboración de informes de sostenibilidad y cómo han avanzado en este sentido durante los últimos años, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 y teniendo en cuenta las exigencias legales y otros marcos voluntarios de reporting.

Así, desde el Grupo Hinojosa su directora corporativa de Organización, Isabel García Claudio, destacó que su corporación fue “la primera empresa de la Comunidad que ha sacado un programa de formación dual especifico, para que los jóvenes que estén estudiando puedan formarse en la compañía a lo largo del año” y que durante 2020 el 80% de la plantilla recibió formación en sostenibilidad.

Por su parte, desde el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) su responsable de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa, Vicky Vila, ha manifestado que en su organización la elaboración del Informe de Sostenibilidad ha sido una cuestión que “ha contado con la implicación de la alta dirección desde el minuto uno, planificando su análisis con tiempo suficiente”.

Por último, desde Velarte su directora de marketing, Raquel López, acompañada de la colaboradora Teresa García, han señalado que la compañía de fabricación de snacks horneados, ha puesto en marcha en los últimos años “un Código de Ética y Conducta profesional, un protocolo de compras responsables, la elaboración del Plan de Igualdad y un Manual de Empresa”, como algunas muestras de cómo la empresa familiar valenciana con más de medio siglo de historia está trabajando en el impulso de la responsabilidad social corporativa.

 

Evento realizado con la colaboración de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo de la Generalitat Valenciana