Durante la primera etapa de la crisis COVID-19, nueve de cada diez índices de sostenibilidad han batido a sus homólogos tradicionales y los fondos de inversión más sostenibles han superado al 70% de sus pares, según el estudio ‘Hacia la nueva Gobernanza ESG: Consejos de Administración sostenibles’. Aquellas compañías que cuentan con una Comisión de Sostenibilidad, tienen ocho veces más probabilidad de gozar de una calificación AAA que aquellas que no hacen explícito un mandato de sostenibilidad en el consejo. Las compañías que bien tienen una comisión de sostenibilidad u otorgan un mandato explícito a una comisión preexistente, tienen dos veces mayor probabilidad de estar entre las líderes.

“Los mercados han despertado a una nueva realidad. Las crisis -lejos de ser locales o regionales- tienden ahora a ser globales y severas, como ha puesto de manifiesto COVID-19. El carácter sistémico de las últimas ha mostrado la importancia de la gestión de los aspectos no financieros, en el que siete de los 10 riesgos más significativos –por probabilidad e impacto- son de naturaleza ambiental o social. Ante este escenario, el modelo de gobernanza de las compañías está siendo objeto de revisión desde diversos ángulos. Reguladores, inversores y los propios Consejos están redefiniendo la responsabilidad fiduciaria de los consejeros para integrar competencias más allá de las definidas por los marcos de buen gobierno tradicionales”, afirma Germán Granda, director general de Forética.

El Clúster de Transparencia, Buen Gobierno e Integridad, coordinado por Forética y compuesto por 47 empresas lideradas por Aena, Bankia, Cuatrecasas, Grupo Cooperativo Cajamar y Leroy Merlin, se enfoca en analizar la gestión del gobierno corporativo de las organizaciones ante la nueva Gobernanza ESG (ambiental, social y buen gobierno, en sus siglas en inglés), y pone de manifiesto la necesidad de adaptar la actividad y las competencias de los Consejos de Administración en materia de sostenibilidad.

“Las transformaciones que estamos enfrentando hacen necesario un nuevo enfoque en los Consejos de Administración. Una transición de un modelo de gobernanza, en el que el accionista es el principal (y casi único) foco de atención, hacia una Gobernanza con ‘G mayúscula’. Este nuevo enfoque parte del accionista como grupo de interés principal, mientras que promueve y vela por un sentido del propósito empresarial que revalide su licencia para operar en entornos inciertos (y a veces convulsos); integre competencias en riesgos y oportunidades ESG; y potencie el diálogo continuo con los grupos de interés. Esta nueva Gobernanza será fundamental para el éxito empresarial durante las próximas décadas”, afirma Jaime Silos, director de Desarrollo Corporativo y director del Clúster de Transparencia, Buen Gobierno e Integridad de Forética.

La Gobernanza del IBEX 35 bajo la lente ESG

Algunas de las principales conclusiones del estudio ‘Hacia la nueva Gobernanza ESG: Consejos de Administración sostenibles’ son:

–El 16% de los consejeros del IBEX 35 tiene competencias ESG. Solo 6 componentes del selectivo carecen de consejeros competentes en sostenibilidad.

–Una de cada dos compañías del IBEX 35 publica o hace mención a su matriz de competencias de consejeros. Un 18% de las matrices de competencias incluye los aspectos ESG entre los conocimientos/funciones de los consejeros.

–El 29% de las empresas del IBEX 35 cuenta con una comisión de sostenibilidad. Otro 53% delega el seguimiento de los aspectos ESG a otra comisión preexistente. Solo un 18% de los consejos no hace mención a qué órgano supervisa los aspectos de sostenibilidad.

–Un 42% de las empresas del IBEX 35 se consideran líderes en ESG, con ratings de AA o superior. Las empresas españolas se sitúan por encima de la media global en todas las dimensiones ESG y de gobierno corporativo.

–Se observan dos ritmos entre las cotizadas españolas. Fuera del IBEX 35, las compañías se encuentran un 21% por debajo de la media europea.

Artículo publicado en la web de Forética

Estudio ‘Hacia la nueva Gobernanza ESG: Consejos de Administración sostenibles’